Juntos Tenemos Más Fuerza

Vecinos que van contra el medio ambiente

Pisar una caca de perro, que se te cruce un gato negro, que te den un golpe en el coche y…tener un vecino asqueroso. Y es que hay cosas que no puedes elegir en la vida, y una de ellas son tus vecinos. Y la verdad es que como tengas mala suerte con ellos, te pueden hacer la vida imposible. Y es que son muchos los que van contra el medio ambiente. Ya sea por contaminación, por ruido o por otros motivos, algunos se convierten en auténticos horrores.

No es la primera vez que tienes que acabar en abogados porque tus adorables vecinos no dan a razones. Estos son algunos casos de vecinos molestos que atentan contra el medio ambiente que nos cuenta desde el Bufete Albanés. Hay problemas con los vecinos que son una constante en muchas comunidades.

El ruido

Es la denominada contaminación acústica. Al convivir podemos escuchar molestos sonidos como el llanto del bebé de los vecinos de abajo. La televisión a todo volumen de los de arriba porque el abuelo no escucha nada bien. La música del vecino que pone a altas hora de la madrugada. Pues bien, algunas cuestiones se pueden llevar a los juzgados. Para que nos hagamos una idea, se calcula que el límite de ruido al que podemos estar expuestos sin sufrir efectos negativos es de 65 decibelios. Son los que emite, por ejemplo, un aspirador. En los 120 decibelios -el ruido que, hace una taladradora- se sitúa el llamado umbral del dolor. Más allá, en los 130, está el que genera un avión al despegar. En el extremo contrario, los 40 de una conversación a volumen normal o los 15 de una biblioteca.

Ahora bien, con el objetivo de prevenir, vigilar y reducir la contaminación acústica se creó en 2003 la Ley del Ruido, a la que se han ido uniendo distintas normas europeas, autonómicas y municipales. Las ordenanzas municipales establecen los niveles de ruidos permitidos en cada horario en función de la zona (residencial, industrial, docente, etc.).

Barbacoas

Pobres de las familias que tengan que padecer a un vecino que le gusta las barbacoas. Está claro que una al mese se puede aguantar durante el mes de verano, pero conocemos de casos de personas que las hacen todos los días. Y esto se convierte en una canción constante de Georgie Damm. Pues bien, en este aspecto hay muchas dudas. ¿Se puede o no se puede hacer barbacoas? No existe ninguna normativa concreta en el Código Civil que regule el uso de barbacoas en las comunidades de propietarios. Y es que además se convierten en un peligro público para la ecología. La normativa de uso interno en las comunidades no debe ser estricta, sino abierta al diálogo y lo menos prohibitiva posible. Pero no podemos dejar a un lado que estamos ante un problema de límites de la propiedad y relaciones de buena vecindad”, comenta Isabel Bajo, presidenta de CAFMadrid, en una nota de prensa. “Las barbacoas domésticas son elementos susceptibles de generar problemas en el inmueble, debido a una posible propagación de fuego, en caso de descuido”.

Limpieza

Ir contra la limpieza también es un ataque al medio ambiente. Está claro que cuanto más grande es la comunidad más problemas de limpieza suelen existir. Es habitual convivir con vecinos incívicos, los típicos marranos, que no atienden a razones respecto a cuestiones esenciales como no dejar la basura en la puerta de casa o fregar el suelo si su mascota no ha podido aguantarse hasta llegar a la calle y se ha hecho pis. Pues bien, contra estos también se puede ir en los tribunales. Y es que se trata de una contaminación muy clara.

El coche

Por supuesto no puede faltar ese vecino que le gusta mucho presumir de coche y no hace más que pasearse o dejarle en la puerta con todo encendido. Pues bien, según la próxima normativa esto va a estar prohibido, porque el vehículo está contaminando constantemente.

Ya has visto que convivir trae muchos problemas. Y algunas personas no están preparadas para hacerlo en sociedad. Quizás su solución sería marcharse al bosque. Al final, si por la vía extrajudicial no se consigue nada, no nos queda más remedio que acudir a la vía judicial contando con un especialista legal en este tipo de problemas. Como parece que por las buenas no ha querido parar, pues tendrá que ser un juez el que le diga que cede en su comportamiento incívico contra las personas y contra el medio ambiente. Además, puede ser que se lleve una buena multa.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Más comentados
No los dejes atrás

Todo aquel que cuenta con un ser de cuatro patas como miembro de su familia  sabe lo

Galeria
Scroll al inicio