Juntos Tenemos Más Fuerza
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los más jóvenes merecen los mejores cuidados para crecer sanos en la sociedad actual

Vivimos en un mundo cada vez más complejo en el que los jóvenes de hoy en día ya no disfrutan tanto como los de antes o si lo hacen, al menos ya no lo hacen como lo hacían los jóvenes de antaño. Esto se debe a que con el paso de los años el mundo se ha ido complicando cada vez más, hasta el punto en el que ya desde pequeños tenemos que plantearnos cuestiones tan interesantes como que idiomas escogeremos en nuestra formación académica o hacia donde enfocaremos nuestro futuro, si por letras o por ciencias. Además, más allá de eso, hoy en día ya no nos entretenemos como lo hacíamos antaño ya que las consolas y las nuevas tecnologías están ganando cada vez más terreno en nuestras vidas. Es por todo ello por lo que los más jóvenes se merecen los mejores cuidados para crecer sanos en la sociedad actual y es que en mundo cada vez más complejo, contar con buenos guías y con buenos referentes es una de las mejores ayudas que podemos tener y, para ello, hoy os vamos a hablar de algunas de estas ayudas.

En la actualidad no podemos negar que los padres tenemos cada vez menos tiempo y es que el trabajo o los quehaceres del día a día nos quitan muchas horas. Es por ello por lo que los beneficios que puede aportar una niñera el cuidado de nuestros hijos son fundamentales y, entre otros, estos beneficios pasan por:

  • Atención individual: la atención que se le puede prestar a un niño en la guardería no puede superar a la que puede darle una niñera o cuidadora experimentada. A fin de cuentas, la proporción de niños por cuidador es diferente, y la niñera lo tendrá más fácil porque únicamente es responsable del cuidado de tus hijos.
  • Supervisión más estrecha: cuando hay cuatro adultos cuidando a 20 niños en una habitación, es probable que haya una cierta interrupción en la supervisión de vez en cuando. Por esa razón una niñera puede observar a los niños con más cuidado.
  • Vinculación con los cuidadores: las altas tasas de rotación y otros cambios en una guardería pueden dificultar que tu hijo se vincule con su cuidador. Con una niñera, sin embargo, a tu hijo le da suficiente tiempo para formar lazos y aprender a confiar en ella.
  • Rutina y confiabilidad: los niños aprenden mejor bajo una rutina confiable, que es algo que una niñera puede proporcionar de una manera en que las guarderías grandes y agitadas simplemente no pueden competir.
  • Transición de atención de bajo estrés: llevar a tu hijo a la guardería significa despertarlo temprano y apurarlo para que se prepare y desayune para que ni él ni tú lleguéis tarde a vuestras obligaciones. Tener a una niñera en casa, sin embargo, te permite salir por la mañana sin preocupaciones y regresar después del trabajo, ahorrando a tu hijo el estrés del día a día. En este sentido, si vosotros no conocéis a ninguna niñera de confianza, nosotros os recomendamos que os pongáis en contacto con Servicio doméstico Sant Pau, ya que ellos son expertos en este tipo de cuidados y cuentan con la mayor de las garantías y es que no podemos dejar a nuestros hijos con cualquiera, por lo que dejarlos con ellos es una buena decisión.
  • Configuraciones familiares: poder pasar el día en su propia casa, con sus propios juguetes y objetos, ahorra a tu hijo la incertidumbre y la ansiedad que pueden surgir cuando lo dejan en un lugar ruidoso y desconocido como es una guardería.
  • Baja exposición a los gérmenes: los niños que son atendidos por una niñera pueden tener contacto con gérmenes, pero desde luego no están constantemente expuestos al mismo nivel que encontrarían en una guardería junto a otros niños.
  • Educación y certificaciones: cuando eliges una niñera para tu hijo, tienes el control para asegurarte de que tenga las certificaciones y el nivel de educación que deseas para tu pequeño. En un entorno de guardería infantil, sin embargo, estás atada a las personas que los administradores han elegido contratar.

Las reglas, una imposición de las guarderías de la que no siempre estamos de acuerdo

En una guardería se cambia de cuidadores infantiles cada poco tiempo, lo que supone un cambio en las reglas que les imponen a los pequeños, y por tanto puede que no sean las reglas que escogerías para tu hijo. Ese no es el caso de una niñera, que trabajará contigo para desarrollar un plan y mantenerlo por coherencia.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Más comentados
No los dejes atrás

Todo aquel que cuenta con un ser de cuatro patas como miembro de su familia  sabe lo

Galeria
Scroll al inicio